background

Educación en México

La calidad de la educación en méxico muy por debajo de las expectativas de los padres de familia


· La calidad en la educación es deficiente; opinión de los padres que se sustenta en los resultados obtenidos en pruebas nacionales e internacionales.

· No hay opciones para todos, sobre todo conforme se avanza en el sistema.

· La deserción escolar uno de los principales retos.

Fecha de Publicación
México, DF. 12 de septiembre de 2013.

Categoría
Sociales


Infografía

Haz click sobre la imagen para ampliar
Descargar presentacion


Metodología

Se realizaron 8 sesiones de grupo, con padres y madres de familia.



De acuerdo con el estudio más reciente realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México los padres de familia consideran que la calidad de la educación que reciben sus hijos es deficiente, esto independientemente de la ciudad en que viven y el tipo de escuela (pública o privada) a la que asisten sus hijos.

De acuerdo con las opiniones de padres y madres de familia, la falta de preparación de los docentes, la ausencia de planes de largo plazo que trasciendan los periodos sexenales y la centralización que impide que los programas se adapten a las condiciones de los diferentes entornos, son algunas de las causas de que sus hijos reciban una educación deficiente. Señalan que la evaluación de los docentes es un factor clave para mejorar la educación.

La deserción escolar un grave problema

Los padres de familia opinan que los niños no obtienen las bases adecuadas durante la educación básica y ese es uno de los factores más importantes que propician la deserción escolar. Algunos mencionan que muchos niños pasan de grado sin saber leer y escribir correctamente.

Los datos de deserción escolar que difunde la Secretaría de Educación Pública señalan que los niveles de deserción en primaria van desde el .4% en el DF hasta el 1.6% en Chiapas, mientras que los niveles de deserción en la educación media y media superior se incrementan hasta el 7% y 14% en promedio respectivamente.

Sin embargo, estudios internacionales apuntan que un año de escolaridad incrementa 0.58% la tasa de crecimiento de un país a largo plazo. Ahora bien, en México la rentabilidad de la educación, de acuerdo a los siguientes niveles corresponde a: Primaria21.6%,Secundaria 15.1%ySuperior21.7%.

Por otra parte, los padres manifiestan que desde el punto de vista familiar, la deserción se debe, en primer lugar a razones económicas y en algunas plazas lo atribuyen a la inseguridad, pero enfatizan que la desintegración familiar también es una causa muy importante pues los niños y jóvenes carecen de apoyo familiar para continuar estudiando.

 

Entre los comentarios expresados por los padres y madres también se encontró la opinión de que el gobierno prefiere una población con bajos niveles educativos porque es más manipulable.

 

Autocrítica

El tema de los valores y la ética surge como una gran preocupación de los padres de familia, pues reconocen que ellos, en primer lugar, han dejado de exigirles a los hijos, han permitido que la disciplina se relaje y han mostrado, con ello, falta de compromiso en el proceso educativo de los hijos, dejándole a las escuelas toda la responsabilidad.

Otro problema grave, de acuerdo a los padres de familia es que los alumnos no respetan a sus docentes, en parte por la falta de preparación y compromiso de éstos y también porque los padres no inculcan valores a sus hijos.

 

Debilidades estructurales

Sin embargo, los padres señalan que hay debilidades estructurales serias: el hecho de que no permitan que los niños reprueben genera que lleguen a niveles superiores sin los conocimientos ni competencias básicas. Consideran además que los planes de estudio son deficientes pues no favorecen la integración del conocimiento y se hace mal uso de los recursos y tecnología. De hecho, de acuerdo con datos oficiales de la SEP el índice de reprobación en la secundaria va de 9.2 % en Chiapas hasta 17.3% en Jalisco, mientras que para la educación media superior se dispara a niveles del 43.3% en el Distrito Federal y a niveles de alrededor del 25% en los otros tres estados.

 

La evaluación de la educación

De acuerdo con los padres es indispensable evaluar. “Lo que no se mide no se mejora”, argumentan. Sin embargo, consideran que las pruebas actuales no sirven, entre otras cosas porque no están bien orientadas, están amañadas y hay corrupción y falta de ética en su aplicación.

Las opiniones de los padres se ven respaldadas por los resultados obtenidos en las pruebas como PISA, que realiza la OCDE en donde México se sitúa en el lugar 48 de 65 países evaluados. Esta prueba mide el desempeño de los estudiantes en habilidades de lectura, razonamiento matemático y ciencias.

Por otra parte, los resultados de la prueba Enlace no son mucho mejores. Poco más de la mitad de los alumnos evaluados en primaria tienen un nivel elemental o insuficiente en matemáticas y español, porcentaje que se incrementa a poco más de tres cuartas partes de los estudiantes de educación secundaria.

Los padres consideran, además, que se deben integrar conceptos como la ética y las competencias a los procesos de evaluación.

 

La elección de escuelas

Curiosamente, y a pesar de la importancia que le atribuyen a la calidad, los padres eligen la escuela en que sus hijos estudiarán preponderantemente por la cercanía.

Llegan a considerar otros aspectos como la recomendación, el prestigio y la disciplina, pero privilegian la cercanía y facilidad de traslado.

En el caso de primaria, secundaria y preparatoria los padres deciden a qué escuela irán sus hijos. En el caso de la Universidad eligen los hijos y entran a aquella a la que lograron ingresar después del examen de admisión, y en caso de no lograrlo, buscan aquella que pueden pagar o que ofrece becas.

Durante la presentación, que tuvo lugar en la UVM Campus San Rafael, el rector institucional, Dr. Bernardo González-Aréchiga, puntualizó que la educación repercute directamente en el crecimiento económico de un país porque incrementa el capital inherente en la fuerza laboral, la productividad e impulsa la capacidad de innovación de la economía y el conocimiento de nuevas tecnologías, productos y procesos, lo que promueve el crecimiento. Asimismo, señaló que a mayor escolaridad aumentan los ingresos por hora laborada, se reduce la probabilidad que las personas pierdan su empleo en momentos de crisis y mantienen su capacidad de generar ingresos en el tiempo.