background

Justicia y legalidad en México

Corrupción en México: nadie se salva


· La policía percibida como la institución más corrupta en nuestro país el día de hoy. Gobierno y partidos políticos ocupan el 2° y 3° lugar respectivamente.

· El ejército y las grandes empresas, instituciones en las que tradicionalmente se percibe menos corrupción obtienen arriba de 7 puntos en una escala en la que el 10 es muy corrupto. 

· Niveles de confianza en las instituciones críticos. Más de la mitad de los mexicanos tienen poca o mucha confianza en las mismas. 

Fecha de Publicación
Ciudad de México, 14 de diciembre de 2014

Categoría
Sociales


Infografía

Haz click sobre la imagen para ampliar
Descargar presentacion


Metodología

Encuesta telefónica nacional con 509 mexicanos, 54% mujeres y 46% hombres, realizada en el mes de noviembre del 2014.



El Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México realizó una encuesta telefónica nacional con 509  mexicanos durante la segunda quincena del mes de noviembre del 2014. Los resultados muestran una percepción crítica en torno al tema.

Corrupción en México

Al cuestionar a los mexicanos sobre qué tanta corrupción perciben en diferentes instituciones, considerando una escala de 1 a 10 puntos donde 1 es poca corrupción y 10 es mucha corrupción, encontramos evaluaciones que rebasan los 7 puntos para todas las instituciones evaluadas: la policía la más corrupta, con un promedio de 9.27 puntos, seguida por el gobierno (9.26), los partidos políticos (9.19) y las cárceles (9.06). Incluso medios de comunicación, las grandes empresas y el ejército obtienen promedios superiores a los 7 puntos.

La población se muestra francamente crítica y decepcionada en torno al tema pues percibe altos niveles de corrupción incluso en entidades como las oficinas de trámites vehiculares, las instituciones de salud, la tesorería y las oficinas de programas sociales.

Confianza en las instituciones

La confianza se encuentra en niveles críticos. Los mexicanos manifiestan confiar poco o nada en las Leyes, la policía municipal, los jueces, los agentes del ministerio público, los defensores de oficio y los directores de penales. Incluso, se registran niveles de confianza pobres en la Constitución Mexicana.

La impunidad puede explicar en gran parte esta percepción. Se considera que es poco o nada probable que las personas denuncien cuando son víctimas de un delito (69%), que se encuentre al culpable de la comisión del delito (79%), que se castigue al culpable en caso de encontrarlo (74%) y que la pena impuesta sea acorde a la Ley (68%).

Percepción de la situación actual del país en materia política, de seguridad, legalidad y corrupción y expectativas para el 2015.

64% de los mexicanos considera que la situación política del país hoy, comparativamente con la de hace un año es peor, 28% la considera igual de mal y solamente 8% piensa que es igual de bien o mejor. 86% piensa que de aquí a un año la situación política se mantendrá igual de mal o incluso empeorará. Un ligero porcentaje (15%) manifiesta que la situación podría mejorar o mantenerse igual de bien. Esta es la dimensión en la que la opinión es más crítica.

En materia de seguridad, legalidad y corrupción las percepciones son similares. La situación se considera tan mala o incluso peor que hace un año y para el 2015 no se considera que vaya a darse un cambio positivo.

Al trasladar la situación al ámbito personal, vemos que cerca de la cuarta parte de la población se sentiría poco o nada decepcionado frente a conductas realizadas por un buen amigo al margen de la ley, particularmente lo que se refiere al pago de la tarifa del autobús y meterse en la fila aprovechando la distracción de las personas. La compra de productos pirata parece ser una práctica que se considera “menos decepcionante”.  Prácticamente 4 de cada 10 mexicanos piensa que la corrupción forma parte de la cultura de los mexicanos.

Conclusiones

La población mexicana se muestra francamente crítica en torno al tema de corrupción. La impunidad y falta de consecuencias parecen ser uno de los factores determinantes de esta situación que ha llevado a que incluso se toleren actitudes al margen de la Ley y se consideren aceptables.