background

La industria automotriz en México

La industria automotriz en México: la joya de la corona.


· El sector automotriz en nuestro país crecerá cerca del 60% en los próximos siete años, afirman expertos en la industria.

· Mano de obra calificada, la experiencia acumulada, los apoyos que se brindan al sector y una inmejorable posición geográfica que hemos sabido aprovechar: los factores clave de éxito.

· La demanda por todo tipo de especialidades en el sector crecerá de manera significativa.

Fecha de Publicación
Ciudad de México, 3 de noviembre de 2015.

Categoría
Económicos


Descargar presentacion





En el último estudio realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México, se entrevistó a 11 expertos del sector automotriz de nuestro país. Asociaciones, empresas y autoridades nos dan sus puntos de vista sobre esta industria que seguirá siendo, por un largo periodo, “la joya de la corona” del sector productivo de nuestro país. 

La industria automotriz en México y el  mundo

Boyante, en crecimiento, innovadora, en permanente transformación, fundamental en el desarrollo económico, enfrentando grandes retos ambientales y tecnológicos”. Así es como se percibe, hoy, a la industria automotriz en el mundo. De acuerdo con la opinión de los expertos el crecimiento en este sector seguirá siendo sostenido a nivel mundial. Naturalmente existen los mercados maduros y estables y los mercados que, como el nuestro, todavía tienen un enorme potencial de crecimiento. 

Indiscutiblemente México se ha ganado un lugar preponderante en ese sector a nivel mundial, gracias a la enorme experiencia acumulada, a la calidad de la mano de obra con que cuenta, a su inmejorable posición geográfica (que hemos sabido aprovechar y potenciar), a los tratados comerciales internacionales, a una fuerte cadena de suministro y a los apoyos que los gobiernos federal y estatales han brindado siempre a las empresas automotrices. 

El reto es enorme

Crecer en un 60% de aquí al 2020 no es un reto menor. De 20 años a la fecha a producción en nuestro país creció de 1 a 3 millones de automóviles fabricados. Se pretende que, del 2015 al 2022 crezcamos en una cifra similar. 

Y no es sólo una cuestión de tamaño de mercado o de unidades vendidas, es un asunto de calidad, innovación, cumplimiento de estándares nacionales e internacionales en materia ambiental y de seguridad, dado que más del 80% de lo que se produce en nuestro país se exporta. 

La expectativa es por demás positiva. Tanto de la industria automotriz como en la industria de autotransporte. Ambas mantendrán un ritmo acelerado de crecimiento y deberán, además, mantener un ritmo acelerado de investigación y desarrollo que permita cumplir con los cada vez más exigentes requerimientos de eficiencia en combustibles, nuevas tecnologías, interconectividad entre los autos, entre otros. 

La conducción autónoma, impensable hace algunos años, ya es una realidad (aunque parcial) de algunas de las grandes armadoras en nuestro país. “Imagínate el día en que tu auto se “comunique” con otros para informarles que se te ponchó una llanta y estás estorbando” ¿Utopía? Cada vez más lejos de serlo para convertirse en una realidad. 

 

El mercado laboral

En este contexto, el mercado laboral de la industria automotriz luce por demás atractivo para los jóvenes mexicanos. No exento de grandes retos, pues el volumen de crecimiento será, lo mismo que con la propia industria, muy importante. 

Técnicos superiores, con una preparación robusta y especializada; Ingenieros automotrices y mecatrónicos para participar en los esfuerzos de investigación y desarrollo, con habilidades matemáticas muy desarrolladas en todos los casos, con fuerte vinculación con la industria desde las etapas tempranas de su proceso de formación y con un dominio del idioma inglés, son algunos de los requerimientos de personal que se vislumbran en el corto y mediano plazos para cubrir la demanda del sector.

No cabe duda que hay mucho que hacer todavía. Seguir con muchas de las políticas desarrolladas hasta ahora será fundamental para mantener el interés en nuestro país como productor de esta industria. Habrá que trabajar más fuerte para desarrollar, también, nuestro papel en los temas de investigación y desarrollo. Hasta ahora, la industria se lleva un 10. Enhorabuena.