background

Padres de familia: su lectura de la educación a partir de su experiencia

Padres de familia con deserción escolar, con mayor posibilidad de tener hijos en la misma situación


· 85% de las personas que estudiaron bachillerato o más coinciden en que sus padres los motivaban a continuar con sus estudios.

· 74% cree que los jóvenes con educación universitaria tienen mayores posibilidades de encontrar empleo, sin embargo un alto porcentaje admite no haber planificado la educación de sus hijos.

Fecha de Publicación
Ciudad de México, 4 de octubre de 2017

Categoría
Sociales


Infografía

Haz click sobre la imagen para ampliar
Descargar presentacion


Metodología

1002 encuestas a nivel nacional y en casa habitación, a 501 padres de familia y a uno de sus hijos que estuviera cursando secundaria, para entender cómo influye la formación escolar que tuvo el padre de familia en la educación de sus hijos y para conocer la percepción que éstos tienen sobre el sistema educativo en México.



76% de las familias donde el padre tiene como grado máximo la secundaria, enfrentan la deserción de al menos un hijo durante o antes del bachillerato, mientras que, si el padre de familia cuenta con bachillerato o un grado mayor, el porcentaje de deserción de uno de sus hijos baja a 24%, de acuerdo con el más reciente estudio del Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México:La influencia de la formación de los padres en la educación de sus hijos. 

 

Según los resultados de este estudio, consistente en 1002 encuestas a nivel nacional y en casa habitación, a 501 padres de familia y a uno de sus hijos que estuviera cursando secundaria, los principales motivos que citan los padres para no haber continuado sus estudios son: no haber contado con los recursos económicos (53%), no les gustaba estudiar (13%), la necesidad de trabajar (12%), dedicarse a apoyar labores del hogar (7%), no eran prioridad los estudios en su familia (6%) y mal desempeño académico (5%).

81% de los padres de familia que no continuaron sus estudios y sólo estudiaron hasta secundaria dicen que de haber tenido la posibilidad, les hubiera gustado seguir con su formación escolar y 46% considera que la mayor ventaja de haber continuado hubiera sido tener un mejor empleo, tener mayores ingresos (31%), adquirir mayores conocimientos (10%), entre otros. De acuerdo con los padres que sí terminaron sus estudios hasta licenciatura o posgrado, su principal motivación para hacerlo, fue el deseo de superarse (27%), el deseo de estudiar una carrera en específico (22%), tener mejores oportunidades de aumentar su salario (16%), tener mejores oportunidades de empleo (16%), poner el ejemplo a otros miembros de su familia (8%) y apoyar a su familia (6%). 

 

Motivación para seguir estudiando

Más del 80% de los participantes reporta haber aprendido bien o muy bien habilidades de lectura y comprensión de textos, matemáticas o escritura; en cambio, para conocimientos como geografía, física, química, biología (para aquellos que cursaron secundaria) el porcentaje que dicen haberlo aprendido muy bien o bien no supera el 60%. En aquellas familias en las cuales existen hijos que han desertado la escuela es más probable que sus padres hayan tenido una formación deficiente en habilidades básicas como escritura, compresión de textos e incluso historia. 26% de los padres que dicen haber aprendido pocas o ninguna habilidad de escritura tienen hijos que han desertado, 24% de los padres que dicen haber aprendido pocas o ninguna habilidad de lectura reportan lo mismo y 60% de los padres que dicen haber aprendido poco o ningún conocimiento de historia reportan tener hijos con deserción.

En general, los padres encuestados están de acuerdo en que su familia se involucraba en las actividades escolares, 64% está de acuerdo en que su familia los apoyaba con las tareas de la escuela, y 70% está de acuerdo en que su familia los motivaba para continuar con sus estudios. Al relacionar el apoyo de la familia con el nivel educativo, se revela que a mayor apoyo o involucramiento de la familia, se alcanza un mayor nivel escolar. 74% de los que estudiaron bachillerato o más estuvieron de acuerdo en que su familia se involucraba en las actividades escolares, a diferencia de los que estudiaron hasta secundaria dónde únicamente 52% reporta lo mismo. 85% de los encuestados que estudiaron bachillerato o más, coinciden en que sus familias lo motivaban a continuar con sus estudios, en comparación con los que estudiaron secundaria donde sólo 58% reporta lo mismo.

 

Percepción sobre educación superior y mercado laboral

Para la mayoría de los padres de familia, la educación universitaria del país es de calidad regular. Sin embargo, mientras mayor es la escolaridad de los padres de familia, tienden a considerar que la educación universitaria es de muy alta calidad (44%) en mayor medida que aquellos que solo cuentan con estudios de secundaria (34%).

De acuerdo con los padres de familia, el aspecto más importante que debe favorecer una institución universitaria es ofrecer carreras que respondan a las necesidades del país (50%), mantener actualizados los programas de estudio (37%) y tener vinculación con las necesidades de la industria (13%). Para los padres de familia las principales ventajas de estudiar una carrera universitaria son: obtener un mejor sueldo (64%), aspirar a mejores condiciones laborales (55%), adquirir experiencia mediante prácticas profesionales (49%), adquirir conocimiento teórico (44%) y adquirir habilidades prácticas (43%). A pesar de que 74% de los encuestados cree que los jóvenes que tienen una carrera universitaria cuentan con mayores oportunidades para conseguir un buen empleo, 41% admite no tener planificada la educación de su hijo, 27% dice haberla planificado parcialmente y sólo 32% dice haberla planificado. 

La educación superior es vista como un vehículo para lograr movilidad social, sin embargo, el acceso de los hijos a este nivel, parece estar delimitado por los estudios con que sus padres cuentan; y sobre todo, por apoyo económico y verbal que los padres otorgan a sus hijos para motivarlos a continuar sus estudios.